Después de la Keynote, donde no se mencionó casi nada del Apple TV y sus futuro planes, se ha descontinuado el Apple TV 3. La competitividad con dispositivos que rondan precios de $35 a $100 en su principal mercado Estados Unidos esta en juego.

De acuerdo al reporte de la empresa de análisis de mercado, eMarketer, el Apple TV ha reducido su participación de mercado versus el Chromecast de Google en Estados Unidos.

Mientras el 18,4% de los usuarios de streaming de TV tienen Chromecast, solo 12,5% tienen un Apple TV. El dispositivo de Apple permanece tercero detrás del Roku, que tiene 15.2% de usuarios conectados.

Peor aún, eMarketer hace notar que la participación de Apple se ha reducido ligeramente en los últimos años, en 2014 fue 13,5%, en 2015 bajo a 12,6% y para 2016 se proyecta que caerá a un 12,4% y se mantendrá allí hasta el 2019.

Para el fin del año 2016 el Apple TV estará en 20,5 millones de hogares estadounidenses, Apple es famosa por afirmar que no le preocupa la participación de mercado y que se enfoca más en la calidad y experiencia de los usuarios.

Y antes que me digas que comparo peras con manzanas, un Apple TV 4 básico cuesta $149 comparado con $35 del Chromecast que tiene limitado acceso a apps y ningún control remoto. Apple tiene mucha más ganancia por cada unidad vendida, sin tomar en cuenta la venta de apps y media en la App Store.

Aún no hay señales de un nuevo Apple TV 5 en el corto plazo, pero nuevas apps de productoras de series y cadenas de TV salen a la luz a diario.  Apple esta trabajando para tener un paquete de TV en vivo y así atraer a los que desean dejar de pagar su mensualidad de televisión de cable, pero estos esfuerzos parecen complicados.

En enero, la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC sus siglas en inglés) que regula los medios develó una ambiciosa propuesta de ley que permitiría a los televidentes no tener que pagar renta alguna por una caja de cable o satélite denominada set-top box que deber conectar a su televisor para recibir los canales.

El director de la FCC, Tom Wheeler, indicó acerca de la propuesta:

“Si es adoptada, consumidores no tendrán que pagar por la renta mensual de una set-top box. En su lugar, las compañías de cable serán obligadas a proveer apps – libre de cargo – para que los consumidores las descarguen al dispositivo de su elección y acceder a la programación que ya están pagando.

Si quiere ver la programación de Comcast (una de los mayores proveedores de cable de Estados Unidos) a través de su Apple TV o Roku, lo puede hacer.  La elección es suya. Nunca más será obligado a rentar una set-top box del proveedor de cable.”

Esta propuesta sera votada por el directorio de la FCC el 29 de septiembre, si es aprobada quizás para el 2019 veremos un mejor momentum para el mercado del Apple TV y una revolución en como vemos la televisión.