Tras la resaca de unboxing y testeos varios, es hora de valorar las primeras 24/48 h de uso del nuevo Apple Watch, y es que el tiempo pasa muy rápido y ya va siendo hora de dar unas primeras impresiones escritas lo mas completas posibles.

A falta que mi compañero Dani os cuente las suyas, mis primeras sensaciones sin duda provienen de la velocidad de arranque y fluidez de apertura y uso de las distintas aplicaciones. Aquí tengo una sensación un tanto agridulce, y es que se nota en mayor o menor medida la potencia del nuevo procesador y hace que el reloj se mueva mucho mas ligero (a lo que ayuda mucho watchOS 3), sin embargo me deja aun así una sensación de “no suficientemente rápido”, y es que sin duda hemos sufrido un gran avance pero aun estamos lejos de ese momento idílico en el que pulsemos el icono y en un máximo de 1 o 2 segundos tengamos la aplicación funcionando (como ocurre en el iPhone sin ir muy lejos), para los que aun tendremos que esperar 2 o 3 generaciones mas. No obstante al Cesar lo que es del Cesar, y aumentar el rendimiento entre un 20-30% en un solo año tiene mucho mérito, y en muchas aplicaciones (adaptadas a watchOS 3) ya no tendremos gracias a esa mejora la sensación de que se arrastra como ocurría en el modelo anterior (en otras, aun pendientes de optimizar, sigue ocurriendo, siendo el caso mas llamativo quizá el de Telegram).

Yo y mi Apple Watch
Otra de las novedades que tiene el nuevo reloj es un aumento del doble de brillo de la pantalla, algo que podemos notar en casos puntuales pero no en el día a día, al menos como algo especialmente llamativo, ya que si es cierto que se nota algo mas brillante pero nada escandaloso. Hay que pensar que el Apple Watch regula automáticamente el brillo, y lo hace genial, por lo que salvo que nos encontremos en dias muy soleados es muy poco probable que notemos grandes diferencias de visualización. Desde que tengo el Apple Watch 1 solo recuerdo 2 o 3 ocasiones contadas en las que realmente me haya costado ver la hora, supongo que con el Series 2 esto no volverá a ocurrir, pero por ahora no he tenido oportunidad de probarlo.

Lo que si empiezo a ver es el tema de las mejoras de batería, y es que por primera vez llego a la noche con un 50% después de haber pasado casi todo el día (14 horas) con el reloj puesto. Es cierto que hoy me puse el reloj sobre las 10 am en vez de las 8 como suele ser habitual, pero aun así es una mejora importante respecto al 20-30% con el que me acuesto habitualmente (tambien hay que pensar que mi Apple Watch original tiene 18 meses, por lo que la batería tambien esta mas cascada que el primer dia). Por supuesto se que cuando haga deporte esto bajara ya que el GPS consume bastante y ese aumento de batería esta pensado precisamente para el uso de dicho GPS.

Otras de las novedades es la resistencia al agua, que mas allá de la ducha tampoco he podido probar, en cualquier caso asumo que cumplirá como se espera, sobre todo porque al hacer uso del sistema de expulsión de agua no me ha expulsado realmente nada lo que me hace pensar que esta mejor sellado que el modelo anterior y coge por tanto menos agua por la parte del altavoz. He probado a tener conversaciones telefónicas despues de una ducha sin usar el sistema de achique de agua, y se escuchaba perfectamente, algo impensable con el original.

En el resto de aspectos no hay cambios conocidos pero tampoco son necesarios más allá de quizá una vibración ligeramente mas fuerte (tiene el motor aptico mas grande) aunque puede que solo sea una sensación), en cualquier caso sigo tengo que seguir echando en falta conectividad de datos autónoma (esperemos que el próximo año la tengamos).

Conclusiones:

En resumen puedo decir que el nuevo Series 2 es sin duda una mejora importante en usabilidad del reloj, lo que hace que se use en el día a día (algo que dicho con solo 48 horas de uso puede sonar a chiste malo) de forma mucho mas habitual que el modelo anterior al no sufrir tanto la excesiva lentitud del mismo. La gran pregunta es ¿Merece la pena el cambio? depende de cada caso, si estas contento con el Apple Watch original seguramente no, pero si quieres notar un salto en rendimiento no dudes a pasarte a los nuevos, independientemente de si es la serie 1 o la 2 (solo recomendable si necesitas la resistencia al agua y/o el GPS).