Un cliente furioso empezó a romper los productos en demostración (iPhones y Macbooks) por un valor de 50.000 € de una Apple Store en Dijon, Francia.

El cliente estaba molesto porque Apple rehusó honrar su garantía de 2 años como requiere la ley en la Unión Europea. Se lo puede ver como calmadamente recorre todas las mesas de la tienda con una bola de acero y un guante estrellando todo los iPhones y otros productos a su paso, ante la mirada impávida de los empleados de la Apple Store.

En Estados Unidos donde Apple únicamente ofrece garantía de 1 año (y tienes que pagar AppleCare para tener 2 años más de garantía), lo máximo que hemos visto cuando Apple niega una garantía es que el cliente levante la voz para que lo escuchen los demás o rompe su producto en tienda pero no los de esta, quizás ahora veamos algún imitador indignado hacer igual cosa.

El sujeto fue sacado de la tienda por la seguridad del centro comercial para luego ser entregado a la gendarmería francesa, se desconoce si Apple presentará cargos en su contra.