Cuando Apple inauguró su primera tienda 15 años atrás, fue pionera con un diseño innovador y minimalista que rápidamente fue copiado — con variable éxito — por las cadenas de tiendas tradicionales. Las ventas en las tiendas de Apple llegaron a ser un importante rubro para sus finanzas, ahora que las ventas del iPhone están decreciendo su ritmo, se quizo mejorar la experiencia de venta a los clientes.

El rediseño fue liderado por el diseñador en jefe de Apple, Jony Ive y Angela Ahrendts, quien supervisa las 480 tiendas de Apple en 18 países  y es el espacio por metro cuadrado de mayor ganancia que cualquier otra tienda de Estados Unidos.

applestore_02

Las nuevas tiendas han suprimido los mostradores del Genius Bar y de Workshops. La idea es que las mesas muestren los productos y puedan ser probados con total libertad en especial los Apple Watch y sus diferentes correas así como también tengas suficiente espacio como para sentarse y utilizar una Macbook o iPad.

Sobresale en la parte central una pantalla gigante en el fondo de alta definición, para poder proyectar juegos y vídeos de promocionales de sus productos.

applestore_01

En vez de cajas de productos en perchas, las nuevas tiendas de Apple muestran las fundas del iPhone colgando de la pared como parte de la decoración. Los clientes pueden tomar cualquiera y probarlo en sus iPhones, si quieren comprar alguno solo tiene que halar el soporte de la funda y saldrá un cajón que esta empotrado en la pared con las fundas en caja.

En resumen es una tienda que trata esmeradamente de no parecer como una tienda, es más el nivel del ruido es mucho menor que antes y la experiencia de estar allí es más agradable. O como Angela Ahrendts dice: “Este no es solo una tienda. Deseamos que la gente diga ‘Oye, quedamos en Apple’”.