No es ningún secreto que tan pronto hay algún avance tecnológico que pueda ayudar a “hacer trampas”, en colegios y universidades es común que prohiban su uso o lo limiten para evitar que se usen con fines poco éticos.

Lo que no es tan común es que ocurra como han anunciado en UK por parte de la primer ministro Theresa May, y es que es que a partir de ahora ninguno de los miembros del gabinete de Gobierno del Reino Unido van a poder llevar su Apple Watch a debates y reuniones. Lo gracioso es que la argumentación parece sacada de una mala película de los 80, y es que al parecer esto es debido a que sospechan que exista una brecha de seguridad que pueda ser aprovechado por hacker y espías rusos para hacer cosas como grabar estas reuniones o acceder a información confidencial.

La verdad es que no deja de ser sorprendente el hecho en si como la argumentación, pero pensemos que a fin de cuenta viene de “unos tipos raros” que conducen por la izquierda y se van a ir de la Union Europea así que no es la cosa mas descabellada que han hecho en su historia reciente, de hecho la paranoia es solo la evolución de lo que ocurría hasta ahora, donde estaban prohibidos los smartphones en esas reuniones, aunque en ese caso, sobre todo si usan Android, esta mas justificado todo.

Desde aquí esperamos que se imponga el sentido común y por lo menos no se “copien” estas medidas en otros países, ya que aunque esta muy bien eso de prevenir antes de curar, lo cierto es que hoy en día el Apple Watch dista mucho de ser un dispositivo autónomo e instalar una app maliciosa en el es bastante complicado salvo que se haga expresamente, algo que evidentemente ningún miembro del gobierno haría, al menos en teoría.