Las primeras impresiones son muy importantes, pero lo cierto es que hasta que no pasa un tiempo razonable usando un dispositivo de forma constante no se puede saber hasta que punto el concepto es acertado o no. El tiempo ha pasado y siguiendo contando que tal el uso después de prácticamente 1 mes de usar el Apple Watch ha llegado el momento de hablar de otro factor muy importante: cuanto lo uso realmente.

Pese a ser un convencido del concepto desde el primer día que me puse en la muñeca el Apple Watch original (o series 0 si os gusta más) lo cierto es que era un dispositivo lento, muy lento, lo que en cierta forma limitaba bastante su uso ya que a nadie le apetece tirarse mirando su muñeca 3 minutos hasta poder hacer algo y a menudo resultaba mucho mas rápido ir al iPhone y realizar lo que fuera allí de una forma mucho mas rápido y cómoda (gracias a su pantalla mas grande). Por ello su uso principal (y ojo, que solo con eso ya era suficiente en muchos casos) era como receptor de notificaciones, a lo que le acompañaba el genial vistazo de ritmo cardiaco y el de “Ahora suena”, y la consulta del tiempo y alarmas. Respecto al resto de Apps pues si cargaban relativamente rápido y no se trababan (algo muy habitual) también usaba algunas de las que he comentado aquí como Stocard, Downcast o Authy pero ni mucho menos como algo habitual debido a la lentitud.

Remote para Apple Watch

Con watchOS 3 (que empece a usar en las primeras betas) y sus accesos directos la verdad es que la cosa mejoro muchísimo a pesar de echar en falta los vistazos perdidos y empece a usar mucho mas ciertas aplicaciones como Remote para Apple TV (que si no la tengo en acceso rápido no me acuerdo de ella) o Amigos,  ademas del resto de aplicaciones que cuando están optimizadas (lamentablemente se lo están tomando con calma la mayoría) van mucho mas fluidas.

Pero la autentica revolución para mi llego con el Series 2, su velocidad sin ser la panacea aumenta de forma que salvo apps que se quedan colgadas mas de la cuenta (Telegram, ponte las pilas por tus muelas) las uso mucho mas que antes, de hecho la union de watchOS 3 y el Series 2 es casi perfecta y diariamente ahora se podría decir que uso el reloj a todas horas (bueno, quizá no tanto, pero ya me entendéis), dejando el iPhone relegado a aquellas tareas que por su naturaleza esta mucho mejor preparado que el reloj.

varias Apps de Apple Watch

Pensaba que tras la fiebre inicial relegaría el reloj a lo mismo que con el modelo anterior, sin embargo me he dado cuenta que según han pasado los días ha sido todo lo contrario y desde luego para ver donde están mis amigos, usar el Apple TV (o incluso la tele) uso mas veces el Apple Watch que el iPhone, sobre todo si no lo tengo a mano y me toca levantarme ya que el uso del Apple Watch ya no es tan “incomodo” como antes. Todo va mucho mas fluido y su duración de batería parece no resentirse a pesar de ella. Encima aplicaciones como Authy o Stocard van ahora mucho mas rápido y por tanto son mucho mas utilizables así que no me puedo quejar.

Por supuesto aun queda mucho por mejorar tanto a nivel de hardware como de software, donde los desarrolladores aun tienen mucho que demostrar, pero estamos en el buen camino, un camino donde cada vez nuestro reloj se vuelve mas usable e independiente.