Hoy seguimos con datos macroeconómicos, y es que según podemos ver en Businesswire, un informe de IDC desvela que durante 2016 se vendieron poco mas de la mitad de los smartwatch que en 2015, concretamente un 51,6%, y si la cifra ya es preocupante, hay que tener en cuenta que las ventas de relojes inteligentes no acaban de despegar y que en teoría deberían haber crecido durante 2016 y no reducirse.

Se repite el efecto iPad

Lo cierto es que a nosotros estos datos, fuera del hecho en si que nunca es bueno que un producto de una familia que te gusta no acabe de ir bien, nos tendrían que dar un poco igual ya que si bien el desplome es afecta mucho al Apple Watch, no es de extrañar ya que el Apple Watch tenia ya 18 meses en el mercado y es de esperar que crezca en venta viendo como se ha agotado rápidamente el stock de Apple Watch Series 2, y eso que aun no ha salido el modelo Nike plus, del que se espera también una gran demanda.

Hay que pensar también que el hecho de que Google haya retrasado el lanzamiento de la nueva versión de Android Wear y los fabricantes no hayan sacado apenas modelos nuevos tampoco ayuda precisamente a que la cosa despegue, quedándose relegado todo a lo que haga Apple y Samsung, y en menor medida Pebble, que es de los pocos que intenta innovar un poco aunque evidentemente con un publico objetivo mucho menor.

Esta situación no nos debería resultar nueva a los que usamos los productos de la manzana y ya nos debería sonar del iPad, un dispositivo que si bien no es lo que mas dinero da a Apple, se podría decir que es la tablet mas vendida ya que la competencia quitando a Samsung apenas saca nada decente y ni siquiera los desarrolladores de Android apoyan a la plataforma, lo que se traduce en apps no optimizadas que perjudican mucho la experiencia de usuario.

Parece que en el mundo de los smartwatch una vez mas, la batalla será cosa de dos.