Desde que salió el Apple Watch no paro de leer y escuchar que es un cacharro que no esta mal pero que no es imprescindible y que básicamente es una solución en busca de un problema, que apenas sirve para evitar mirar el móvil cuando recibimos un aviso, y por lo que solo es recomendable su compra si te sobran 450€. Particularmente no lo veo así y si bien es cierto que aun dista mucho de ser perfecto, me parece desmerecer un producto cuyo potencial es brutal a pesar de que a simple vista mucha gente no se lo vea.

Hay que pensar que el Apple Watch es una carrera de fondo (como cualquier producto nuevo) que empieza en un estado A pero que realmente el objetivo es tener el estado F, y eso a día de hoy claro, ya que cuando estemos en el D ya estará planificado el J, pero evidentemente antes de llegar al F (y para que nos hagamos una idea, el F seria el equivalente al iPhone 5S en el iPhone, es decir, el primer iPhone “redondo en características”) hay que ir recorriendo el camino y pasando por distintas iteraciones.

Si te sirve de consuelo, no creo que haya que pasar por 7 modelos para llegar al hipotético estado F como ocurrió con el iPhone (iPhone 2G, 3G, 3GS, 4,4S,5 y 5S) si no que creo que para llegar a todo su potencial (de nuevo reitero, a día de hoy) harán falta solo 2 o 3 generaciones mas, es decir que el Series 4 debería ser más que suficiente. Hablo por supuesto del potencial desde el punto de vista técnico ya que otra cuestión es que el resto del mundo (gobiernos, empresas y otras entidades) se adapten a ello.

Ahora bien, ¿cual es ese supuesto estado F?¿En donde esta el verdadero potencial hacia el que queremos ir con el Apple Watch? pues para mi es básicamente tomar el relevo del smartphone como centro básico de la vida digital, que no es moco de pavo. Actualmente nuestro centro de todo es el teléfono, no salimos bajo ningún concepto de casa sin el y simplemente tenemos pantallas opcionales mas pequeñas (el smartwatch) o mas grandes (Tablet) para esos momentos donde no podemos hacer uso del teléfono o preferimos (y podemos) ver todo mejor. Sin embargo llegara el día en el que realmente lo que no dejaremos en casa bajo ningún concepto será nuestro reloj, y el móvil será una opción mas, una opción mucho mas cómoda que el reloj, y por ello una opción que en el 99% de los casos seguiremos llevando encima, pero que en ese 1% restante podremos dejar en casa con la total tranquilidad de que no perderemos ninguna funcionalidad vital.

Ejemplo de estado F

Para entender mejor a lo que me refiero nada mejor que un ejemplo tomando un día cualquiera:

Un zumbido en nuestra muñeca nos alerta que es la hora de levantarse, tras hacerlo un gráfico nos indica la calidad del sueño durante la noche. La batería esta al 100% lo que demuestra que el cargador inalámbrico de nuestra mesilla con 1 metro de distancia ha hecho bien su trabajo.

“Oye Siri…sube las persianas un 30% e inicia lista de reproducción Amanecer en el cuarto de baño” decimos elevando la muñeca, lo que se traduce en una orden al sistema domótico de casa que deja pasar una suave luz por la ventana de nuestra habitación. A los pocos segundos empezamos a escuchar nuestra música favorita en los altavoces del cuarto de baño, quizá demasiado alta por lo que desde nuestro reloj bajamos el volumen y nos dirigimos a darnos una ducha.

Tras la ducha y un desayuno moderado, cogemos nuestros auriculares inalámbricos favoritos y los echamos al bolsillo, salimos de casa y nos acercamos a nuestro coche (eléctrico por supuesto) que se abre ante nosotros al detectar nuestro reloj, que también actúa como llave por proximidad, de forma que arrancamos y nos dirigimos al trabajo.

Arrancar Tesla

Durante el trayecto recibimos una llamada de nuestro jefe que es atendida sin problemas por el manos libres del coche, y durante la jornada laboral recibimos algunos mensajes de Telegram (hace varios años que Whatsapp perdió relevancia) que sin problema respondemos desde nuestra muñeca. Así mismo recibimos un par de llamadas de teléfono que respondemos desde nuestros auriculares.

Apple Pay transporte publico

En un momento dado tenemos que salir a una reunión de trabajo, es hora punta así que mejor no usamos el coche, nos dirigimos a la boca de metro o parada de autobús mas cercano y ponemos rumbo a nuestro destino. ¿El pago? pasamos el Apple Watch igual que haríamos con nuestro teléfono por el lector contact less de la entrada y automáticamente nuestro abono transportes digital nos da autorización para usar el medio de transporte que nos llevara a nuestro destino.

Pedir Taxi

Pedir Taxi

Tras la reunión parece que el trafico es mas fluido por lo que desde nuestro reloj abrimos la app MyTaxi y pedimos un taxi. Al llegar a nuestra oficina pagamos desde la propia App y nos dirigimos a la maquina de vending a comprar una coca cola para refrescarnos ya que hacia calor en la calle. Apple Pay hace su magia y solo pasando el Apple Watch por la maquina ya la hemos pagado.

Apple-Pay-comes-to-Canadian-vending-machines-Report

Hora de salir, cogemos de nuevo nuestro coche y nos dirigimos rumbo a nuestra casa, sin embargo por el camino han cortado una calle y tenemos que improvisar una ruta alternativa. Al poco vemos un pequeño control de la policía que nos invita a detenernos. El policía nos indica que hemos hecho un giro indebido y nos pide la documentación. Le mostramos nuestro DNI y nuestro carnet de conducir directamente en nuestro reloj en la aplicación Wallet y le explicamos que desconocíamos que el giro estuviera prohibido, por lo que viendo que esta todo en orden nos perdona por esta vez la multa y seguimos rumbo a casa.

Carnet de conducir en Wallet

Por el camino hacemos un par de paradas técnicas, la primera en el gimnasio, donde nuestro reloj monitor iza toda nuestra actividad física mientras escuchamos nuestra música favorita (que esta accesible desde el reloj), y otra en el super, donde compramos un par de cosas para la cena que no dudamos ni un momento en pagar desde nuestro Apple Watch usando Apple Pay.

pagando con Apple Pay en Apple Watch

Llegamos a casa y nos encontramos que nos ha llegado nuestro ansiado iPhone 10 ya que el 9S se nos había roto unos días antes en una mala caída y llevámos desde entonces sin móvil. Lo echábamos de menos, pero podíamos vivir sin el gracias a nuestro reloj.

¿Ciencia Ficción? no creo

El relato anterior podría parecer un poco de ciencia ficción (sobre todo por lo de usar Apple Pay en España :P), pero lo cierto es que es algo totalmente plausible teniendo en cuenta que actualmente ya existen países donde se puede pagar con Apple Pay desde el Apple Watch y que se esta experimentando para poder almacenar documentación oficial en el móvil (en UK concretamente) o ser usado como tarjeta de transportes. Apple también ha llegado a acuerdos para que maquinas de vending acepten Apple Pay, y actualmente ya se pueden abrir algunos coches con Apps de móvil o reloj. De forma que ya muchas cosas están limitadas por la burocracia de los gobiernos y los bancos mas que por el potencial del reloj en si mismo.

Por supuesto hay cosas que faltan por llegar y que si dependen del hardware, como un procesador mas rápido, una cámara FaceTime para videoconferencias, la carga inalámbrica real o conectividad móvil, pero no me cabe duda que en 2 o 3 generaciones mas lo tendremos (quizá no todo, pero si la mayoría)

Así que dejemos de pensar que el Apple Watch es una solución en busca de un problema y veámoslo con el potencial real que tiene y disfrutemos del camino que nos llevara hasta alcanzarlo definitivamente. El Apple Watch es un producto increíble con cualidades fantásticas que poco a poco iremos difrutando más y más, iteración tras iteración, tiempo al tiempo.