Introducción

Tengo que reconocerlo. Desde que me llegó mi Apple Watch Series 1 estaba deseando cambiarle la correa. No es que la blanca de tacto gomoso que trae de serie me disguste, ni mucho menos. De hecho, me parece práctica, de buena calidad y es la que uso para hacer deporte. Pero siempre que me imaginaba el reloj en mi muñeca, incluso antes de que me llegara, lo hacía con una correa de eslabones plateada.

Obviamente la opción de comprar la original quedó descartada desde el minuto 0. Eso de pagar 509 € por una correa me parece más una excentricidad para ricos que otra cosa.

Así que desde el primer día me puse a buscar alternativas en Amazon, Aliexpress y páginas similares encontrando multitud de posibilidades, desde los 5 € hasta los casi 40€. Después de mucho darle vueltas me decidí por ESTA  de 7,63 € y con envío incluido.

Una correa muy decente

Vista trasera correa de acero

Vista trasera correa de acero

Aunque las expectativas no eran muy altas el precio tampoco lo era por lo que estaba dispuesto a arriesgarme y probarla incluso sabiendo que los resultados podrían no ser los esperados.

Después de casi 3 semanas me llegó y he de decir que desde el primer vistazo ya se notaba que era una buena correa.

El peso es muy adecuado para este tipo de accesorio. La robustez, la calidad de los enganches, el acabado pulido, todo parecía indicar que había dado en el clavo, pero… ¿aguantaría bien el paso del tiempo?

Ajustando el tamaño

Vista lateral correa de acero

Vista lateral correa de acero

Al ser una correa barata no quise llevarla a un relojero para ajustarla. Lo se, es una tontería, pero yo me dedico al mundo del turismo y me fastidia mucho cuando alguien compra un billete de Ryanair de 25 € y luego viene a que yo le imprima la tarjeta de embarque. Respeto mucho el oficio de relojero y tenía miedo de llevarle una correa de bajísima calidad y comprada por Internet. Esto me llevó intentar ajustarla yo mismo después de ver algunos tutoriales por Youtube. Pero claro, sin las herramientas necesarias no es tan fácil como puede parecer y sufrí las consecuencias de mi mala decisión unidas a las de mi enorme impaciencia. Casi me cargo uno de los enganches (con pequeña herida en el dedo incluida).

Finalmente todo quedó en un susto, pero si alguien se la compra le recomiendo que la lleve a un relojero. Es una correa de buena calidad y con las herramientas adecuadas la tendréis lista en menos de 5 minutos.

Conclusiones

Como podéis ver por las fotos es una alternativa elegante y después de más de 10 días de uso continuado está como al principio. El sistema de apertura es sólido y en todo momento tenemos la sensación de tener entre manos un producto bien acabado.

Además, la hay en 4 gamas de color, por lo que sea cual sea nuestro modelo de reloj podremos elegir el que mejor combine con nuestro estilo.

Si buscáis una correa de eslabones de acero para vuestro Apple Watch y no queréis gastar mucho dinero mejor id sobre seguro y comprad esta, que tiene las tres b (bueno, bonito y barato).

Y vosotros, ¿nos recomendáis otras correas compatibles y de buena calidad?