Según podemos leer en Apple Insider, han concedido en el día de hoy a Apple una patente que podría utilizar una pulsera de reloj modular para agregar funcionalidades a nuestros Apple Watch. La idea es que cada eslabón podría realizar una función independiente, de forma que se podrían encadenar varios eslabones según los gustos de cada cliente, unas correas inteligentes en toda regla.

Por lo que parece, esta patente utiliza una terminología inusualmente amplia (lo que sugiere que los módulos pueden ofrecer todo, desde cámaras a procesadores adicionales) si bien Tim Cook ya ha insinuado en mas de una ocasión la aplicación más probable de la tecnología , y es que con la presentación del primer Apple Watch en 2015, Cook dijo que mientras la compañía tenía un gran interés en los productos enfocados en la salud, había decidido no agregar más sensores al propio reloj para evitar someterlo a la aprobación de la FDA (La Administración de Alimentos y Medicamentos de USA) y eso realentizaría mucho la innovación parece ser.

Entre los sensores que se han sugerido incluyen la saturación de O2 y la monitorización del azúcar en la sangre, lo que es algo bastante irónico ya que el propio Apple Watch puede medir la saturación de oxigeno a través del sensor cardiaco, sin embargo tienen desactivada esa funcionalidad.

Y no debemos olvidarnos de las materias, y es que aunque la vida de la batería ha mejorado bastante en el Series 2, esto sigue siendo una preocupación para muchos, de forma que una batería adicional podría ser muy buena idea.

Aunque personalmente no termino de ver el tema muy claro y seria mejor que todo viniera de serie en el Apple Watch en vez de las correas inteligentes, como siempre ocurre con las patentes de Apple (y de otros fabricantes), no se sabe si la tecnología llegará alguna vez al mercado, pero dado el interés que manifestado la compañía en expandir el papel de la motorización de salud por el Apple Watch, parece una de las posibilidades más factibles.