Durante la mañana de hoy ha saltado la noticia de que los bancos Australianos siguen erre que erre en su cruzada contra Apple Pay, primero lo intentaron argumentando que la llegada de Apple Pay atentaba contra la libre competencia, pero ese argumento se lo han tirado abajo, por lo que han cambiado de estrategia y ahora quieren que para que acepten Apple Pay primero Apple tiene que abrir el acceso al chip NFC.

La verdad es que resulta graciosa la petición mas que nada porque si Apple abre el chip NFC entonces los bancos podrían crear sus apps que lo usaran y por tanto no seria necesario que los usuarios usaran Apple Pay para pagar con el iPhone, que es una de las principales medidas de presión que tiene Apple, de forma que a todos los efectos están pidiendo a Apple que se pegue un tiro en el pie y donde los usuarios serian los máximos perjudicados ya que Apple Pay supera en mucho a cualquier solución que cualquier banco pueda desarrollar aun en el caso de que Apple abriera el NFC,  y es que Apple Pay no compite contra las Apps de los bancos, si no contra la cartera del usuario, a la que aspira sustituir. Una app de un banco permite pagar (suponiendo que se abriera el NFC) con la tarjeta de ese banco, mientras que Apple Pay permite que tengas tarjetas de distintos bancos y pagar con la que prefieras según el caso.

A pesar de que la petición “es absurda” para Apple, los bancos, en su desesperada puesta en escena para seguir trincando todo lo que puedan (algo que ocurre también en España),intentan poner al publico de su parte argumentando que en el fondo lo hacen por ellos como se puede ver en las declaraciones de Lance Blockley, portavoz de los bancos en contra de Apple Pay:

Un acceso libre a la función NFC, como ocurre en el sistema operativo móvil Android más popular y ampliamente utilizado, no es solo importante para los participantes y pagos móviles, sino también para un rango amplio de funciones que utilizan el NFC a lo largo de numerosos sectores y usos. Esto tiene implicaciones globales en el uso de NFC en smartphones.Los participantes esperan poder ofrecer Apple Pay a sus clientes al mismo tiempo que tienen acceso a la función NFC. Cualquier retraso o impedimento será el resultado de la negativa de Apple a negociar.

Apple ya dio argumentos para no abrir el NFC hace unos meses pero lo irónico de todo esto es que pese a que los bancos actuar por su propio egoísmo, si esta clase de demandas se repiten a menudo lo cierto es que podría abrir una pequeña puerta al NFC para evitar problemas, y esto nos vendría muy bien a los usuarios.

Apple mantiene medidas de seguridad muy altas para sus clientes cuando utilizan dispositivos Apple para realizar pagos. Proporcionar acceso simple a la antena NFC a las apps de los bancos disminuiría de manera fundamental ese alto nivel de seguridad que Apple busca mantener en sus dispositivos.Por desgracia, y basándose en su limitada comprensión del sistema, los bancos perciben a Apple Pay como una amenaza competitiva. Estos bancos quieren mantener el control completo de sus clientes. Esta solicitud es tan solo una nueva táctica empleada por estos bancos para machacar la entrada de Apple en el mercado australiano. De ser concedida, la petición dañaría a los consumidores, llevando a menos competencia y menos innovación.

Apple tampoco es una hermanita de caridad y en el fondo esta actuando igual de mal que los bancos con argumentos para meter miedo, y si algo ha demostrado en estos años es que cuando quiere saben como abrir las cosas sin que la seguridad se vea comprometida, luego sus frase “la petición dañaría a los consumidores, llevando a menos competencia y menos innovación.” hay que cogerla con pinzas.

Apple Pay es fantástico y eso lo sabemos todos los que lo usamos, peor el chip NFC tiene potencial para mucho mas como indican los bancos (aunque sea argumento populista que en el fondo les da igual), estándo en el fondo capados nuestros dispositivos cuando podrían dar mucho mas de de si, desde abrir la puerta de un garaje o entrar al gimnasio hasta poder lector NFC en la puerta de nuestra casa para entrar únicamente pasando el Apple Watch. Sin duda abriendo el NFC ganaríamos mucho los usuarios así que esperemos que aunque los bancos no se salgan con la suya (la comisión es de un 0.15%, algo irrisorio) si que sirva todo esto para que al igual que sucedió con el BT en su día, Apple vaya abriendo la mano con el NFC aunque sea poco a poco, tal vez en iOS 11 y watchOS 4.