La respuesta rápida al enunciado es un “depende de cada uno y sus circunstancias” como es obvio, sin embargo dado que el Apple Watch Series 2 dura fácilmente 36 horas de uso  (día y medio) y el tiempo total para cargarlo ronda las 2-3 horas, no esta de mas buscar los momentos mas óptimos para hacerlo.

Lo mas sencillo es pensar en cargarlo cada noche y ponérnoslo por la mañana, con esto tenemos garantizado que nos dure el día completo incluso con el Apple Watch original, y a fin de cuentas no pasa nada por cargar el dispositivo aunque nos quede mas de un 60% de batería como ocurre algunos días con el Series 2, de hecho es hasta positivo en la mayoría de ocasiones (aun así conviene hacerle alguna descarga y después cargar de forma completa de cuando en cuando).

Ahora bien, a muchos nos gusta monitorizar el sueño o simplemente llevar el reloj el mayor tiempo posible en la muñeca, de forma que dejarlo cargando por la noche supone sacrificar esa monitorización (lo de dejar de llevarlo es un tanto secundario, pero cuando estas acostumbrado a mirar el reloj en cualquier momento es un poco molesto encontrarte la muñeca desnuda) por lo que esa carga nocturna quizá no sea la mejor idea.

Apple watch necesita cargar

Hay que pensar que si bien una carga completa son 2-3 horas, lo cierto es que si tenemos el reloj por encima del 50% podemos tenerlo al 100% en mucho menos tiempo, de forma que con una hora o menos a veces es mas que suficiente, lo que nos facilita mucho mas cosas.

Hay gente que simplemente lo carga cuando se esta aseando por la mañana y esos 30 min le dan la carga suficiente para aguantar el día hasta la noche, cuando lo ponen otros 30 min mientras cenan por ejemplo y lo tienen solucionado, que no es mala opción en absoluto.

En mi caso la opción anterior no me sirve ya que por las mañanas si hay algo que necesito mirar 50 veces a ver como voy de tiempo es el Apple Watch, y por la noche tampoco me hace mucha gracia estar sin el reloj puesto ya que dejo el móvil en la entrada y no me entero si no de las notificaciones, así que tras muchas pruebas encontré el momento perfecto: justo al irme a la cama.

Por supuesto depende de cada caso, pero suelo irme a la cama y poner a cargar el reloj y el teléfono en la mesilla, momento en el que suelo estar 30-40 minutos leyendo y mirando cosas en el iPad, de forma que salvo algún odioso whatsapp (me revienta que no haya app para iPad) que me hace girarme para ver el móvil lo cierto es que me entero de todo en el iPad, y justo antes de cerrar el ojo me vuelvo a poner el reloj (que ya suele estar al 100% o cerca de estarlo) y puedo monitorizar el sueño y usarlo como despertador silencioso.

El sistema no es perfecto, y por supuesto como he dicho antes todo depende de los hábitos de cada uno, y de hecho confieso que algún día me he dormido antes de tiempo o el reloj aun no estaba al 100% y me he dormido sin el puesto, pero en la mayoría de ocasiones si me despierto durante la noche me lo pongo, o si no en el peor de los casos lo único que pasara es que esa noche no monitorizaré el sueño como algo muy puntual.

A la espera de que Apple saque algo para cargarlo sin quitárnoslo de nuestra muñeca por ahora esta es la mejor opción que he encontrado.