Que el Apple Watch puede ser un gran dispositivo para ayudar en cuestiones de salud es algo que nadie debería poner en duda, de hecho es una cosa que Apple ha repetido muchas veces. Pues bien una prueba de ello es que los médicos que usaron una aplicación de Apple Watch para descubrir los desencadenantes más comunes de ataques epilépticos presentarán sus hallazgos en la 69ª Reunión Anual de la Academia Americana de Neurología hoy en Boston, Massachusetts.

El estudio de 10 meses incluyó a 598 personas que rastrearon sus ataques con una aplicación para iOS llamada EpiWatch, que fue desarrollada por Johns Hopkins utilizando el Framework de ResearchKit de Apple. La aplicación cuenta con una complicación personalizada para el Apple Watch que proporciona a los pacientes acceso con un solo toque para activar el registro de datos de acelerómetros y de sensores de frecuencia cardiaca. Cuando los participantes sintieron un amago de convulsión, se les pidió que lanzaran la aplicación para empezar a registrar su ritmo cardíaco y sus movimientos durante 10 minutos.
Después de que la convulsión había llegado a su fin, los participantes debían rellenar una breve encuesta sobre el tipo de convulsiones, el amago, la pérdida de conciencia y el posible desencadenante que llevó a la convulsión.

“Los datos recopilados ayudarán a los investigadores a entender mejor la epilepsia, mientras que ayudan a las personas con epilepsia a mantener una historia más completa de sus convulsiones”, dijo el autor del estudio, el doctor Gregory Krauss, en un comunicado de prensa. “La aplicación también proporciona seguimiento útil de las convulsiones, el uso de medicamentos con receta y los efectos secundarios de los medicamentos y las actividades que son importantes para ayudar a las personas a manejar su condición”.
En general, el 40 por ciento del grupo rastreó un total de 1.485 convulsiones, con 177 personas informando de lo que desencadenó sus ataques.

El estrés parece que fue el desencadenante más común, y se relacionó con el 37 por ciento de las convulsiones, mientras que el 18 por ciento de los pacientes identificaron la falta de sueño como otro factor decisivo. Mientras tanto, se encontró que la menstruación era una causa en el 12 por ciento de las convulsiones registradas, y el exceso de esfuerzo representó el 11 por ciento.

El estrés fue más comúnmente reportado como un desencadenante para los participantes que trabajaban a tiempo completo (35 por ciento), en comparación con los que trabajaban a tiempo parcial (21 por ciento), estaban desempleados (27 por ciento) o discapacitados, (29 por ciento).

“Las convulsiones son muy impredecibles”, dijo Krauss. “Nuestro objetivo final es poder usar la tecnología de vestir para predecir una convulsión inminente, lo que podría salvar vidas, así como dar a las personas con epilepsia más libertad. Los datos recogidos en este estudio nos ayudan a dar un paso en esa dirección”.

Los resultados corresponden a uno de los tres estudios con ResearchKit lanzados por Johns Hopkins y Oregon Health & Science University en octubre de 2015, que trataron de aprender más acerca del autismo, la epilepsia y el melanoma.

Como ya hemos comentado alguna vez, es una lastima que no tengamos esta clase de estudios en España,.

Fuente: Macrumors