Hace tiempo que tenia pendiente escribir este post, y es que cuando empece con los relojes inteligentes (un Pebble) no entendía a aquellos que decían que no le veía el sentido a tener uno si tenían que seguir llevando el teléfono ya que no imaginaba ningún escenario donde elegiría dejar el teléfono en casa.

Con el paso de los años la verdad es que si le veo mucho el sentido a tener un reloj inteligente a pesar de depender del teléfono, pero si me he ido encontrando con diversos escenarios en los que no puedo dejar de pensar que seria todo mas fácil con un Apple Watch independiente, y es que también es cierto que el potencial del Apple Watch (o Android Wear) es mucho mayor en cuanto a aplicaciones que el que tenia con el Pebble, donde sus principales funciones en aquel momento eran recibir notificaciones y despertarme por las mañanas.

En vacaciones ir a la playa o la piscina

Este fue el primer escenario donde realmente fui consciente de lo fantástico que seria un reloj inteligente como el Apple Watch completamente autónomo, de hecho lo pongo siempre como ejemplo, y es que cuando estamos de vacaciones y tenemos que bajar a la playa o la piscina estamos siempre obligados a bajar con la cartera (por si queremos comprar algo o estar indentificados), las llaves de casa / habitación, el iPhone, un libro o un iPad para leer,  y el Apple Watch, junto a una bolsa para meter todo mientras nos bañamos.

Cuando llega la hora del baño entramos en pánico, todo hay que esconderlo para que los amigos de lo ajeno no nos gasten una broma de mal gusto, y encima mientras nos bañamos dejamos de recibir informacion del teléfono (mas incertidumbre) por estar alejados del mismo mas de lo que permite el BT.

Apple Watch en el agua

Si vamos a pasar la mañana en la playa o piscina quizá quieras llevar el libro o el iPad igualmente pero por lo menos podremos dejar la cartera (recuerda que gracias a Apple Pay se puede pagar desde el reloj) y el móvil a buen recaudo. Ahora bien si nuestra intención es lo que vulgarmente se conoce como “mojarse el culo” (bajar, tomar un poco el sol, un baño, secarnos y arriba) entonces es cuando empieza a tener mas sentido que nunca ese Apple Watch independiente ya que solo tendríamos que bajar con el y con las llaves (me temo que aun queda para que el grueso de hoteles implementen algo para abrir la habitación desde el reloj)

Haciendo deporte

La verdad es que mi relación con el deporte ha sido siempre de amor/odio, y quizá por eso no ha sido hasta que lo he retomado por enésima vez cuando me he dado cuenta de la carencia que sufrimos ahora mismo con un Apple Watch atado al iPhone.

Apple Watch Runner

Actualmente cuando voy al gimnasio me veo obligado a llevar el iPhone a la sala de fitness simplemente para escuchar algún podcast mientras hago ejercicio, recibir llamadas y mensajes, y ver mi planing de entrenamiento, ademas de abrir el candado de la taquilla. Si lo pensamos bien ninguna de esas funciones realmente necesitan de una pantalla grande para llevarlas a cabo y perfectamente se podrían realizar desde un Apple Watch (empezando por que la app del gimnasio se hiciera compatible claro).

La cosa cobra su mayor sentido cuando voy a la piscina y tengo que dejar el iPhone en la taquilla, momento en el que me quedo completamente incomunicado y eso es algo amigos que no me gusta un pelo.

Por supuesto esto es cuando voy al gimnasio, pero es aplicable a casi cualquier tipo de deporte,y salvo casos como rutas en bici (donde en los descansos puede apetecer mirar el móvil o usarlo como GPS), pocos motivos se me ocurren para cargar con el iPhone a la hora de salir a correr o cualquier otro deporte, donde realmente lo llevamos para escuchar música o podcast (algo que se puede hacer desde el Apple Watch en el caso de la música, y que espero que no tarde en poderse en el caso de podcast) y recibir llamadas y notificaciones, ademas de alguna posible compra puntual.

Cena con tu pareja o amigos

Por si no lo habíais notado el teléfono es el enemigo numero de 1 de las cenas con pareja o amigos, y es que cuando no es uno es el otro el que esta consultando el móvil para ver alguna notificación, el correo, el Facebook, el Whatsapp o lo que se tercie (yo soy el primero) y eso es muy molesto para las otras personas a pesar de que en el fondo todos lo hagan.

Cena de amigos

Un reloj independiente nos permitiría dejar el móvil en casa y disfrutar de la compañía de las otras persona centrándonos en ella y olvidándonos del resto salvo que recibamos una llamada importante o una notificación relevante (recordemos que se pueden responder desde el Apple Watch, pero es mucho mas incomodo que desde el iPhone, de forma que probablemente dejaríamos las no urgentes para mas tarde).

Otros

Por supuesto esto son solo 3 ejemplos, pero son ampliables a cualquier situación donde realmente no vayamos a necesitar una pantalla de 4″ o mas pulgadas, como cuando vamos a la compra o vamos a bajar el perro, donde podemos dejar el móvil en casa sin temor a echarlo de menos (salvo que cuando bajemos al perro estemos mirando el móvil claro).

¿y vosotros? ¿en donde echáis de menos un Apple Watch independiente?