Apple siempre ha dicho que uno de los objetivos del Apple Watch era estar enfocado a los temas de salud, ya sea por medio del deporte o bien de monitorizarnos de diferentes maneras. Lo primero esta claro que ha tenido éxito con el Apple Watch Series 2, que lo han enfocado hacia el deporte descaradamente (algo que esta muy bien pero que no comparto), sin embargo en lo segundo la cosa esta muy verde ya que a día de hoy solo puede medirnos el pulso.

Pero esto podría cambiar si Apple tiene éxito en un proyecto que lleva años trabajando, y para el que según la cnbc ha contratado a un pequeño equipo de ingenieros biomédicos para trabajar en una oficina sin especificar en Palo Alto, California, a solo unos kilometros de la actual sede corporativa de Apple.

Son parte de una iniciativa inicialmente prevista por el co-fundador de Apple, Steve Jobs, para desarrollar sensores que pueden controlar de forma continuada y no invasiva los niveles de azúcar en la sangre para tratar mejor enfermedades como la diabetes, lo que a día de hoy es aun ciencia ficción ya que ninguna empresa de las que lo han intentado han logrado medir la glucosa de forma precisa sin atravesar la piel.

La investigación lleva activa al menos cinco años y aunque aun no hay resultados papables parece que Apple no se rinde. En 2010, Apple adquirió de forma silenciosa una compañía llamada Cor, después de que el entonces CEO Bob Messerschmidt enviara a Jobs un correo electrónico sobre el tema de las tecnologías de sensores para la salud y el bienestar. Messerschmidt se unió más tarde al equipo de Apple Watch.

Apple tiene un equipo secreto trabajando en el ‘santo grial’ para tratar la diabetes. Apple tiene un equipo secreto trabajando en el ‘santo grial’ para tratar la diabetes

El equipo de glucosa informa directamente a Johny Srouji, vicepresidente senior de tecnologías de hardware de Apple. Según una de las fuentes, fue dirigido previamente por Michael D. Hillman, que dejó Apple a finales de 2015 y más tarde se unió a Oculus de Facebook como jefe de hardware.

Según parece unas 30 personas trabajaban en este grupo desde hace un año. Pero la especulación ha crecido que la compañía contrato a una docena de expertos biomédicos de empresas como Vital Connect, Masimo, Sano, Medtronic y C8 Medisensors. Algunas de estas personas se unieron al equipo dedicado a la glucosa, dijeron fuentes, mientras que otros están en el equipo de Apple Watch.

Sobre el “como funciona” el sensor de glucosa, lo mas que se sabe hasta ahora es que una de las personas dijo que Apple está desarrollando sensores ópticos, que consiste en brillar una luz a través de la piel para medir las indicaciones de glucosa, es decir que incluso podrían usar los mismos sensores que para el ritmo cardiaco llegado el caso, si es que logran hacer funcionar el invento.

La detección precisa de los niveles de glucosa ha sido un desafío tal que uno de los mejores expertos en el espacio, John L. Smith, lo describió como “el reto técnico más difícil que he encontrado en mi carrera”. El espacio está lleno de fracasos, como señala Smith, pero eso no ha impedido que las empresas continúen intentando romper esta difícil oportunidad.

Para tener éxito le costaría a una empresa “varios cientos de millones o incluso mil millones de dólares”, dijo anteriormente a Reuters el presidente ejecutivo de DexCom, Terrance Gregg, aunque lo bueno es que dinero es precisamente algo que a Apple no le falta.

El avance sería una bendición para millones de personas con diabetes, estimularía nuevas investigaciones médicas y abriría un mercado potencial para que los consumidores monitoricen su azúcar en la sangre para obtener información sobre la salud y ganar salida de vida, y podría convertir el reloj de Apple en un “must have”.

Por supuesto Apple no es la única empresa de tecnología que está buscando oportunidades en este tema. En realidad, el equipo de ciencias de la salud de Google está trabajando actualmente en una lentilla de contacto “inteligente” para medir el azúcar en la sangre a través del ojo, y se asoció con DexCom en 2015 para desarrollar un dispositivo de detección de glucosa de pequeño tamaño.

Huelga decir que como siempre Apple no ha dicho nada al respecto.