Pocketcasts llegó hace no mucho a nuestros Apple Watch y tras varias semanas usándolo intensivamente es el momento de contaros nuestras impresiones.

Al abrir la aplicación (solo en ingles) veremos un listado similar al que tenemos en iOS con los filtros de podcast, además del reproductor “Now Playing” (Ahora suena).

Menus de Pocketcasts en Apple Watch

 

Vamos a ver que significa cada opción:

  • Now Playing: Es la pantalla del reproductor, la veremos un poco más adelante.
  • Up Next: Es la lista de reproducción donde se ven los siguientes capitulos que se reproduciran
  • New Releases: Episodios de podcast lanzados recientemente
  • In Progress: Episodios que tenemos empezados
  • Starred: Episodios marcados como favoritos
  • Downloads: Episodios descargados en nuestro teléfono

Estos filtros son ampliables ya que si hemos creado alguno personalizado en la aplicación para iOS también nos aparecerá en el reloj, de hecho tengo uno creado de episodios sin reproducir que aunque no aparece en la captura de arriba (la tome antes de crearlo) si aparece en mi Apple Watch como se puede ver a continuación.

Listado de podcasts en el pocketcasts para Apple Watch

 

En cuanto al reproductor, es bastante sencillo y solo veremos los datos básicos (portada, titulo,etc…) y podremos pausar el capítulo o avanzar y retroceder algunos segundos (se configura este valor en la aplicación para iOS), mientras que si hacemos Force Touch podremos marcar el capítulo como favorito o bien como escuchado.

reproductor de pocket cast

Conclusiones:

Estamos sin duda ante una gran aplicación para el Apple Watch, puede parecer que no, pero tenemos todas las funciones de reproducción que tenemos en iOS disponibles en nuestra muñeca y eso es fantástico, de hecho desde que salió para el Apple Watch se ha convertido en mi aplicación por defecto para escuchar podcasts, y es que Pocketcasst esta disponible para iPhone, iPad, CarPlay y Apple Watch, un lujo. Pocketcasts esta disponible en la App Store por 4,49€, no es de las mas baratas pero merece la pena.