Ultimamente, por decirlo suavemente, muchas aplicaciones están abandonando la plataforma del Apple Watch. La ultima fue hace solo unos días, concretamente Instapaper , pero eso es lo de menos.

Lo cierto es que la mayoría están aprovechando que sus aplicaciones no funcionaran con watchOS 5 para hacer limpia, ya que según ellos, no les compensa el tiempo de desarrollo dado que casi nadie usa sus aplicaciones. Esto ya lo he comentado muchas veces, y es que la fácil es siempre echar la culpa al prójimo y llorar diciendo que nadie usa tu aplicación en vez de preguntarte la causa por la que nadie (o casi nadie la usa).

Se me ocurren un par de ejemplos que describen esto perfectamente, por ejemplo Telegram, da igual que queramos usarla ya que el 80% de las veces tarda una eternidad en cargar (lógico dado que llevan sin actualizarla años) lo que la vuelve inusable y al final hay que ir al iPhone, o Facebook Messenger, que literalmente lleva meses y meses con un bug que impide que funcione. El chiste se cuenta solo cuando las retiren y ambas compañías suelten la perla de “es que nadie las usa”.

Pero no vengo a hablar hoy de esas aplicaciones, si no de otras que abundan en la tienda de aplicaciones, y es que las abrimos y salvo 3 cosas mal contadas, en la mayoría de acciones nos deriva al iPhone para realizarlas. Esto es entendible en muchos casos ya que estamos ante una pantalla muy pequeña y evidentemente no vamos a escribir un libro en ella, pero es especialmente frustrante cuando son acciones sencillas que no justifican la pantalla grande.

Tenemos en esto dos tipos de aplicaciones: las que te piden tener cerca el telefono para funcionar si o si, y las que a la mínima te derivan a usar el telefono.

En el caso de las primeras se me ocurre Parking Door, que si no detecta el telefono literalmente no funciona la aplicación, algo absurdo teniendo en cuenta que solo necesita tirar del BT para abrir la puerta del garaje (por suerte parece que esto lo van a solucionar) y que con el Apple Watch LTE (cuando salga) no debería ser necesario el telefono nada mas que para los datos del login.

Pero sobre todo lo realmente inadminisible son la cantidad de aplicaciones que solo realizan funciones básicas y a la mínima nos deriva al iPhone, en unos casos justificadamente y en otros no tanto. Como ejemplo se me ocurre Whoost, una aplicación de parámetros que hay en Benidorm, y que aunque hay que dar gracias que funcione en el Apple Watch, nos remite al iPhone para crear un nuevo estacionamiento.

Whoost en Apple Watch

Evidentemente el reloj no es el sitio ideal para meter matriculas o numero de tarjeta (aunque puestos a pedir…) pero una vez que tenemos esos datos en la aplicación perfectamente podríamos dar de alta un estacionamiento desde el reloj: Seleccionamos el coche, el tiempo que queremos estar y listo… pues NO, hay que ir al iPhone para todo salvo para comprobar el tiempo de estacionamiento que nos queda, y solo si el iPhone esta cerca, que si no tampoco sirve.

Por supuesto es solo un ejemplo (hace un pequeño análisis de Whoost en breve) pero hay muchas mas, incluyendo alguna de la propia Apple, aunque a mucha menor escala, y es que por ejemplo si preguntamos a Siri donde esta fulano (al que tenemos añadido a la App Amigos) nos remite al iPhone a pesar de tener una App muy competente en el propio Apple Watch.

Esto tiene una lectura clara: Si para cualquier cosa tengo que el ir al iPhone, acabare usando el iPhone para todo y no usare la aplicación del reloj, y entonces la retiraran diciendo que nadie las usa. Desarrollador: currate la aplicación, hazla lo mas independiente posible y la gente la usara.